MISIÓN
Difundiendo la Verdad
ApocalipsisEl Libro de la VerdadTemas El Libro de la VerdadLa Cruzada de la OraciónDescargar LibrosVideo El Libro de la Verdad
translation taken from the site elgranaviso-mensajes.com
Dile a todos
347. ¿Saben que el Espíritu Santo no puede entrar y no entrará en las almas de aquellos con el corazón endurecido?
2012-02-29 17:30:00

Mi muy querida bienamada hija, la elección del momento oportuno de la voluntad de Mi Padre no es para tu conocimiento. Mis seguidores deben ser pacientes, mientras que todo se desarrollará en el mundo como fue profetizado en el Libro de Mi Padre.

Todo esto estará de acuerdo al tiempo que Mi Padre designe y al efecto que sus oraciones tendrán, ayudando a evitar las guerras mundiales. No pasará mucho tiempo para que todas Mis Promesas se cumplan. Ustedes, Mis seguidores, deben confiar en Mí, su amado Jesús. Recen por las almas y dejen todo en Mis Manos.

Nunca se olviden de pedir a Mi Padre, lo más frecuente que puedan, por el Sello del Dios Vivo, con el fin de proteger a sus familias y a ustedes.

Cruzada de Oración (33) para pedir el Sello del Dios Vivo y aceptarlo con amor, alegría y gratitud.

"Oh Dios Mío, mi Padre amoroso, yo acepto con amor y gratitud Tu Sello Divino de Protección. Tu Divinidad abarca mi cuerpo y alma por la eternidad. Me inclino en humilde acción de gracias y te ofrezco mi profundo amor y lealtad a Ti, mi amado Padre. Te suplico que me protejas a mí y a mis seres queridos con este Sello especial y comprometo mi vida a Tu servicio por los siglos de los siglos. Te amo querido Padre. Te consuelo en estos momentos, querido Padre. Te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de Tu amadísimo Hijo en expiación por los pecados del mundo y por la salvación de todos Tus hijos. Amén”

Asegúrense también de alentar a otros para que recen la Cruzada de Oración (24) siete días consecutivos, para pedir redención por sus pecados:

"Oh Jesús mío, Tú eres la Luz de la Tierra. Eres la Llama que toca todas las almas. Tu Misericordia y Amor no conocen límites. No somos dignos del Sacrificio que hiciste con Tu muerte en la Cruz, sin embargo sabemos que Tu Amor por nosotros es mayor que el amor que tenemos por Ti. Concédenos, Oh Señor, el Don de la Humildad, para que así seamos merecedores de Tu Nuevo Reino. Llénanos con el Espíritu Santo, para que así podamos marchar hacia adelante y guiar a Tu Ejército para proclamar la Verdad de Tu Santa Palabra y preparar a nuestros hermanos y hermanas para la Gloria de Tu Segunda Venida a la Tierra. Te honramos. Te alabamos. Nosotros mismos nos ofrecemos, nuestras penas, nuestros sufrimientos, como una ofrenda a Ti para la salvación de las almas. Te amamos Jesús. Ten Misericordia de todos Tus hijos donde sea que se encuentren. Amén”

Para aquellos que desafían este Don de oración especial, en el que Yo ofrezco la Absolución Total, deben saber esto: Soy Jesucristo, el Hijo del Hombre y me ha sido dada la Autoridad para perdonar todos los pecados. A Mis sacerdotes consagrados, se les ha dado también el poder de perdonar el pecado, a través del Santo Sacramento de la Confesión.

Pido que acepten Mi ObsequiofDonJ para la Absolución, para beneficio de aquellos que no pueden recibir el Sacramento de la Confesión o para aquellos que no son miembros de la Iglesia Católica Romana. ¿Negarían ustedes a estas preciosas almas el derecho a Mi Don?

¿Por qué tratarían ustedes de desalentar a aquellas almas, que aceptan Mi Divina Palabra, de recibir la Absolución? ¿Preferirían que ellos no se redimieran ante Mis Ojos? Ustedes deben mostrar amor a sus hermanos y hermanas y estar contentos de que a ellos se les esté dando este Don especial por Mí, su amado Jesús.

Incluso si ellos nunca leyeron Mis Mensajes dados a ti, hija Mía, todo pecador tiene el derecho de pedirme que le perdone, una vez que hayan mostrado verdadero remordimiento en sus almas. Abran sus corazones y recen por el Don de la humildad. ¿Saben que el Espíritu Santo no puede entrar y no entrará en las almas de aquellos con el corazón endurecido?

Su Divino Salvador,

Jesucristo

 
ESPALDA ADELANTE