MISIÓN
Difundiendo la Verdad
ApocalipsisEl Libro de la VerdadTemas El Libro de la VerdadLa Cruzada de la OraciónDescargar LibrosVideo El Libro de la Verdad
translation taken from the site elgranaviso-mensajes.com
Dile a todos
1065. Madre de la Salvación: Pídanme a mí, su amada Madre, que les dé la fuerza para que continúen y para que proteja la Misión de Salvación
2014-03-25 15:30:00

Mis queridos hijos, cuando Dios me eligió como Madre de Su Hijo Unigénito, era para que yo pudiera dar gloria a Dios sirviéndole, para entregar al mundo el tan anhelado Mesías. Yo era simplemente una humilde servidora en aquella época, tal como soy ahora.

Recuerden siempre que cuando sirven a Dios, en Su Plan para traer la Salvación Eterna al mundo, son simplemente Sus siervos/servidores. Estar al servicio de Dios requiere un profundo sentido de humildad. No puede ser de otra manera. Esta Misión, la última autorizada por mi Padre en Su Plan, para traer la salvación definitiva a Sus hijos, atraerá a millones de almas para servirle a Él. Vendrán de todos los rincones de la Tierra. Muchas no estarán conscientes de su vocación, hasta que recen la Cruzada de Oraciones. Será a través de la recitación de las Oraciones de la Cruzada que el Espíritu Santo va a cautivar a esas almas y entonces estarán preparadas para llevar la Cruz de mi Hijo.

Si de verdad sirven a mi Hijo y acuden en Su ayuda, para que así Él pueda traer la salvación a todos los pecadores, entonces ustedes tendrán qué aceptar el peso de la Cruz. Cuando sirven a mi Hijo, pero luego resienten el sufrimiento que ello les traerá, esto causará que la barrera que los protege del maligno se rompa.

Satanás nunca molestará a aquellos que siguen a visionarios falsos o a sus seguidores, porque él sabe que ellos no producen fruto. Él, sin embargo, en el caso de las misiones auténticas, atacará con severa crueldad. Él usará las almas débiles, afectadas con el pecado de orgullo, para asaltar/atacar a los verdaderos discípulos de mi Hijo. Para aquellos que me respondan a mí, la Madre de la Salvación, el odio de él (de satanás) será más evidente cuando mi Medalla de la Salvación se ponga a disposición por todo el mundo.

La Medalla de la Salvación convertirá a miles de millones de almas y, por lo tanto, todo esfuerzo será hecho por el maligno para detenerla. Ustedes verán, por este tipo de ataques, el veneno absoluto que será vertido por el maligno y por cada agente /representante suyo, pues él no quiere que esta Medalla se entregue a los hijos de Dios. Hijos, no deben ceder a las presiones o a la maldad que emanarán de los que se han alejado de mi Hijo. Hacer esto es ceder a Satanás. En su lugar, deben pedirme, a su amada Madre, que les dé la fuerza para continuar y para que proteja la Misión de Salvación en este tiempo del

aniversario de la Anunciación.

Deben recitar esta Cruzada de Oración (143) Para proteger la Misión de Salvación

“Oh, Madre de la Salvación, protege esta Misión, un Regalo de Dios, para traer Vida Eterna a todos Sus hijos en todas partes.

Por favor interven, en nuestro nombre, a través de tu Hijo amado, Jesucristo, para que nos dé la valentía para llevar a cabo nuestros deberes*para servir a Dios en todo momento y especialmente cuando sufrimos a causa de esto.

Ayuda a esta Misión para convertir muchos miles de millones de almas, de acuerdo a la Divina Voluntad de Dios y para transformar esos corazones de piedra en amorosos servidores de tu Hijo.

Danos a todos, los que estamos al servicio de Jesús en esta Misión, la fuerza para superar el odio y la persecución de la Cruz y para acoger el sufrimiento que viene con ello, con generosidad de corazón, y con la aceptación total de lo que pueda venir adelante. Amén.” deberes* = responsabilidades

Mis queridos hijos, nunca permitan que el temor de servir a Dios los detenga en el camino de su proclamación de Su Santa Palabra. El miedo viene de Satanás —no de Dios. El coraje y la fortaleza, combinadas con la humildad y el deseo de cumplir con la Voluntad de Dios, solo pueden venir de Dios.

Doy gracias hoy, en este aniversario de la Anunciación, a mi bienamado Padre, Dios el Altísimo, por el Regalo que Él le dio al mundo cuando Él me pidió dar a luz a Su bienamado Hijo con la finalidad de redimir a la humanidad y llevar al mundo a Su Reino Eterno.

Su amada Madre

Madre de la Salvación

 
ESPALDA ADELANTE